• Tipo:
  • Género
  • Tiempo
  • Puntuación media:

Invitación a la Autosanación

Este artículo, que pretende aclarar lo que se verá en posteriores videos disponibles para quiénes se registren, trata de la Autosanación a través de las palabras de Jesús, y los escritos de sus Apóstoles.

Es una invitación a una profunda reflexión sobre el poder de nuestra mente, para cambiar, y sanar, ante los ojos de Dios y de los Hombres.

También es un mensaje de aliento supremo, a confiar en la palabra de Jesús, expresada por su Apóstol Juan en su Libro, capítulo 14, versículo 12, cuando le recuerda, diciendo a sus Apóstoles:

“Uds harán obras mayores que las que yo he hecho”.

Tenemos que admirarnos ante la humildad que Jesús nos demuestra con ésta frase.

El Hombre que partió la Historia de toda la Humanidad en dos, antes y después de Él a través de su ejemplo en la práctica (en lo terrenal), se retrata, con infinito amor, entregándonos este poder.

Nos regala toda su divinidad para que, sólo confiando en dos simples letras, la Fé, podamos acceder a la mejor versión de nosotros mismos.

Jesus no escribió una sola palabra de la Biblia. Pero si fué el autor e inspirador en la práctica de su contenido. 

“La Biblia es la obra literaria más Universal que el hombre ha creado para educar al prójimo.”

Solamente piensa por un momento la gigantezca obra de los apóstoles al redactar todas sus vivencias en el antiguo y el nuevo testamento. Una obra colosal. ¿Cierto? 

¿Cómo lograremos la deliciosa sensación de bienestar espiritual?. 

La respuesta está en la Autosanación.

¿Qué es la Autosanación?

Se trata de esa divina oportunidad que nos regala Dios para cambiar, para mejorar nuestra vida física y espiritual, a través de nuestros pensamientos, palabras y sentimientos.

Todas nuestras acciones nacen ahí, en lo que subyace, en nuestras intenciones, eso es lo que nos conviene revisar, para ser mejores, a los ojos del Señor.

El poder mental que Dios nos obsequia.

Y ésto lo podemos lograr simplemente activando el poder mental que poseemos todos.

Dios, con su infinito amor, nos ha dado acceso a ese poder.

Es un poder que viene de Él, y debe volver a Él, para que siga siendo un ejercicio divino.

Jesús nos dijo que no nos subestimemos, que no nos conformemos, que podemos ser ricos, material y espiritualmente, con sólo creer en nosotros mismos y en Dios.

Y eso sólo lo lograremos creyendo, en lo que no hemos visto, con esas dos milagrosas letras que llamamos Fé.

Salud y motivación por Memo Robles-tiny
Reproducir video acerca de Salud y motivación por Memo Robles-tiny

La fé indispensable para conseguirlo.

Lo único que se necesita es fé para lograr la Autosanación.

Para lograr todo eso que nosotros tanto anhelamos, Paz espiritual, sintonía con la divinidad que nos une, armonía con la eternidad.

Y hasta riqueza material. Porque todo es Uno.

Ésta es la fórmula que nos permitirá transformar nuestras vidas.

Recordemos lo que en la Biblia dice:

Bienaventurado el que cree sin haber visto

Éste es el principio fundamental de la fé.

Todo nuestro sistema de creencias, teóricas y prácticas, empieza a cambiar, cuando nos entregamos a sentir y compartir ésta fé.

Co-construcción de la fé

Jesús no estaba sólo, ni se quedaba en silencio.

Desde muy niño expresó lo que pensaba, sentía y lo que sabía. 

Aún cuando era consciente de lo que le sucedería, pocos años después.

Tenía necesidad de expresarse y de compartir lo que creía.

Y así lo hizo, con todos los que tuvieron la dicha de conocerle, en particular con sus Apóstoles.

Porque la fé, siendo un sentimiento muy íntimo, tiene que ser compartida, para que sea un instrumento divino.

Por eso, Juntos, vamos a estudiar, a analizar esas frases, esas palabras, esos conceptos, que debemos incorporar en nuestro vocabulario y en nuestras almas, para poder utilizar nuestro poder mental.

Este es un proceso constructivo, y más que eso, es co-constructivo, porque es colaborativo, compartido, por el cual gozaremos de esa excelente salud, física, material y espiritual que siempre hemos anhelado.

El resultado: La Riqueza

Cuando hablamos de riqueza, en éstos términos, obviamente no nos referimos a millones de dólares, ni a grandes casas, ni coches de lujo.

Pero si, también hablamos de riqueza material, aunque no como causa de nuestra fé y nuestras acciones, sino como consecuencia de nuestro crecimiento espiritual.

Creemos que todas las energías están relacionadas, las físicas y las espirituales, y que cuando se separan el resultado no puede ser grato, ni para nosotros, ni para Dios.

Cosechamos lo que sembramos, también lo dice reiteradamente la Biblia, y si sembramos por la carne, lo que obtendremos será corrupción.

Pero cuando sembramos con el espíritu, y desde la fé, el bienestar que obtenemos tiene la bendición divina.

Autosanación para la Felicidad familiar

Autosanación para la Felicidad familiar

Oración por la fé

Dame, Señor, la capacidad de creer en lo que no he visto,

de confiar en mí mismo y en Tí,

para de esa manera cambiar,

aprendiendo de las enseñanzas de Jesús,

de su humildad y su entrega.

Que mis pensamientos y sentimientos sean mejores,

y mis acciones estén dedicadas a alabarte.

Dame la templanza necesaria para sanar

todos los días,

porque así conseguiré mi propio bienestar,

el de los míos,

y conseguiré tu bendición 

“Creedme que yo estoy en el Padre, y el Padre en mí; y si no, creed por las obras mismas. En verdad, en verdad os digo: el que cree en mí, las obras que yo hago, él las hará también; y aun mayores que éstas hará, porque yo voy al Padre. Y todo lo que pidáis en mi nombre, lo haré, para que el Padre sea glorificado en el Hijo”.

Invitación al registro

Les invito, así, a registrarse, para que juntos, nos acerquemos a este estado de bienaventuranza. 

 

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Scroll to top